Your address will show here +12 34 56 78
photography


Para los que curtimos los años 90, el número 113 es mucho más que un número. En la cola del banco el sistema me asigna el A 113 para pasar por ventanilla, de inmediato me resuenan los Redondos, la Eco Radio y los Vicios por supuesto. Es diciembre y se acerca un nuevo aniversario del show de despedida, una quijotada que llevaron adelanto dos enormes pibes, Juli Leunda y Seba Guerreiro. 

Gracias a Miguel Onofri -Q.E.P.D – y su cruzada a favor de los discapacitados en silla de ruedas, conocí a Titín Naves. El gordo se fue al cielo y un tiempo después vino “Círculos” el primer disco – discazo – solista de Titín. Pude fotografiar sus ensayos y presentaciones, hasta que llegó el reencuentro final de los vicios, ese maravilloso Diciembre que ya toma tintes míticos.


El show previsto para el 28 de Diciembre tuvo varios ensayos con los invitados que formarían parte del espectáculo. El registro de los ensayos y también del recital final, fueron en analógico monocromo, 35 mm y en digital. No concebía registrar solo en digital, los Vicios eran contemporáneos del analógico y así debía ser. Una Canon Eos 1n de 35 mm, una Canon 50D y una Canon 550 más un set de lentes variados fueron parte de los equipos. No me permito usar flash, nunca, es para mi una  falta de respecto a los climas y a la iluminación que proponen los artistas arriba del escenario. 


La película 35 mm fue forzada y subida de ISO para poder captar mejor la esencia de los 113 Vicios, de ISO 400 a ISO 800 y 1000. La noche pasó rápido y había euforia en los fans que llenaron el Predio Ferial. Los que saben dicen que hubo más gente con los Vicios que con Andrés Calamaro.
Algunas de las fotos fueron tapa del diario El Patagónico y recorrieron las redes los días después. Tuve el privilegio de estar ahí, de retratar a la banda de mi juventud. Gracias a Seba a Juli y a todos los que me permitieron estar ahí.

0